Acceso Sugerencias y Reclamaciones

Los profesionales sanitarios insisten en el uso prudente de los antibióticos

El Salón de Actos de la sede de Presidencia del Gobierno de Canarias en Santa Cruz de Tenerife

acogió este miércoles, por cuarto año consecutivo, la Jornada sobre el Uso Prudente de los Antibióticos. Esta iniciativa se desarrolla, en línea y de forma simultánea, con otras campañas respaldadas por distintos organismos nacionales e internacionales en torno al uso correcto de este tipo de medicamentos.

Los profesionales adscritos a los colegios oficiales de Farmacéuticos, Veterinarios, Médicos, Dentistas, Podólogos, Biólogos y Fisioterapeutas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife debatieron sobre las infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos, un grave problema de escala mundial que requiere establecer una estrategia común para afrontarlo.

En el acto inaugural estuvieron presentes el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife (COF-SCTFE), Manuel Ángel Galván González; la presidenta del Colegio Oficial de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife, María Luisa Fernández Miguel; la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas Díaz; la directora general de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Concepción Gil Páez; el vicepresidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Luis Amaro Cendón; el responsable de la Comisión de Medicamentos del Consejo General de Colegios Veterinarios, Juan Antonio Vicente Báez; y el microbiólogo del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (HUNSC) y coordinador de las jornadas, Diego García Martínez de Artola.

Manuel Ángel Galván Manuel agradeció a todos los presentes el desarrollo de esta iniciativa por cuarto año consecutivo y manifestó que las jornadas “insisten en el concepto de salud única (One Health) para que todos los profesionales aporten sus conocimientos, de manera interdisciplinar, en la búsqueda de soluciones”.

“Los farmacéuticos –prosiguió Galván– debemos insistir en el efecto perverso de los tratamientos que no se consumen en su totalidad y se conservan en los cajones que sirven de botiquín en nuestras casas y se usan posteriormente sin ningún criterio sanitario, favoreciendo así la aparición de resistencias. Es muy importante el uso prudente de los medicamentos y, en el caso de los antibióticos, este debe ser mucho más concienzudo. Hay que reforzar el conocimiento del sistema SIGRE de recogida y reciclaje de medicamentos en las farmacias para que estos no se usen de manera inadecuada y no contaminen el medio ambiente”.

María Luisa Fernández, por su parte, hizo referencia a que las estrategias para afrontar los problemas de salud, como el del uso indebido de los antibióticos, “tienen que mantener un enfoque transversal y tienen que potenciarse y abrirse a todos los niveles y desde todos los ámbitos. Los veterinarios vemos este problema desde la prevención, en la trinchera de la salud pública. La aplicación de protocolos sanitarios adecuados que minimizan el uso de medicamentos e introducen tiempos de suspensión correctos persiguen la consecución de alimentos de origen animal que lleguen seguros a nuestras mesas. En estos momentos, hay una media de seis veterinarios que intervienen en la cadena alimentaria desde la granja a la mesa, pero hacen falta más para incrementar los controles. Por desgracia, la sociedad solo pone en valor esta necesidad cuando llega un brote de listeria como el del pasado mes de agosto”.

“En la medicina de animales de compañía–continuó Fernández– estamos en primera línea en las consultas clínicas sopesando qué antibióticos recetar, huyendo de la comodidad de los medicamentos de gran espectro y concienciando a los propietarios de esos animales para que no los automediquen, así como para que concluyan con los tratamientos prescritos”.

La directora de la AEMPS, María Jesús Lamas, explicó los objetivos y las estrategias del nuevo Plan Nacional de Resistencias a Antibióticos (PRAN 2019-2021), que tiene como objetivo disminuir la desmesurada cifra de casi 3.000 fallecimientos cada año en España como consecuencia de las infecciones hospitalarias causadas por bacterias resistentes. “Estoy aquí, como coordinadora del PRAN, para trasladar la importancia de la resistencia. Es un problema que nos hace responsables a muchas personas y agentes distintos. Las cifras actuales, aunque han mejorado, nos hacen reflexionar. Es un problema serio y, en esta segunda edición del PRAN, forman parte las comunidades autónomas, los colegios profesionales, las comunidades científicas y los expertos”.

“Hay que darle mucho valor a esta jornada –insistió Lamas– porque salud humana y sanidad animal pueden tener soluciones comunes. Quiero agradecer la presencia de todos los que hoy estáis aquí porque todos ustedes son el motor de cambio para la percepción de la población en el uso de los antibióticos”.

Cifras esperanzadoras

Los resultados desde la instauración en España del PRAN, en su edición 2014-2018, son esperanzadores. Se ha reducido un 7,2% el uso de antibióticos en humanos entre 2015 y 2018 y también se ha producido una disminución de las ventas de antibióticos veterinarios en un 32,4% entre 2014 y 2017.

No obstante, las amenazas siguen presentes, con un incremento de los porcentajes de las bacterias resistentes a los principales antibióticos del mercado y también con un incremento de las infecciones y la mortalidad en todo el mundo. Esto hace imprescindible no bajar la guardia y continuar trabajando en todas las áreas: salud humana, animal y ambiental.

Para dar continuidad al trabajo desarrollado por el PRAN 2014-2018, el pasado marzo el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobó el nuevo PRAN 2019-2021, con el objetivo de frenar el crecimiento de la resistencia a los antibióticos y su impacto en la salud de toda la población. Para ello, se plantean dos metas: reducir el consumo de antibióticos y disminuir la necesidad de utilizar estos tratamientos en medicina humana y veterinaria. Para su consecución se mantendrán las seis líneas estratégicas vigentes: vigilancia, control, prevención, investigación, formación y comunicación.

Para abordar estas cuestiones la IV Jornada sobre el Uso Prudente de los Antibióticos reunió a expertos de los colectivos profesionales convocados para conocer y compartir las líneas de actuación.

Conclusiones

De esta forma, la jornada contó con la participación de la médico especialista en medicina preventiva y salud pública, Miriam Díaz Casañas, quien hizo hincapié en que la mejora de los sistemas de información “y su relación con los Programas de Optimización de Antimicrobianos (PROA), así como el incremento de recursos en esta área son condiciones necesarias para un mejor uso de los mismos”. También afirmó que, en caso de que se declare un brote por microorganismos multirresistentes “deben aplicarse de manera urgente medidas de control para evitar la diseminación de casos”.

Por su parte, el catedrático de Farmacología Veterinaria y miembro del Comité de Medicamentos Veterinarios de la AEMPS y de la Agencia Europea de Medicamentos, Manuel Ignacio San Andrés Larrea, disertó sobre las actuaciones del profesional veterinario en el uso prudente de los antimicrobianos para reducir las repercusiones sobre la salud global (salud humana, salud animal y salud medioambiental), concluyendo que, uno de los mayores éxitos de los planes frente a las resistencias antibióticas, “ha sido la concienciación, implicación y cooperación de los diferentes sectores implicados, frente a la anterior actuación individualizada"

Cerraron la fase de ponencias el farmacéutico y microbiólogo del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria (HUNSC), Diego Martínez de Artola, y el farmacéutico hospitalario del HUNSC, Enrique Tévar Alfonso. Ambos debatieron los beneficios y retos que se han sucedido desde la implantación del PRAN.

Los dos reconocieron abiertamente que el PRAN “ha sido capaz de unir a distintos colectivos de una manera coordinada frente a este problema”. Igual que el resto de los participantes en la jornada, ambos coincidieron en que la amenaza de la resistencia a los antibióticos “debe valorarse como un fenómeno global y con gran capacidad de diseminación, así que para alcanzar los objetivos será necesario que las mejoras sean extensivas también al resto de países”.

Y, por último, resaltaron que todas las profesiones sanitarias “tienen una gran relevancia en esta lucha, que implica la educación a la sociedad en el problema de una manera general, además de las actividades profesionales relacionadas”.

La Jornada concluyó con una Mesa Redonda que congregó a representantes de los Colegios profesionales y sociedades científicas de los colectivos convocados, así como a un representante de la Dirección General de Ganadería del Gobierno de Canarias y otro representante de los pacientes.

 

 

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife utiliza cookies propias y de terceros que recopilan datos anónimos estadísticos de navegación para mejorar nuestros servicios y facilitarle la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información lea la política de cookies: Uso de Cookies.

  Acepto el uso de cookies en este sitio.